miércoles, 21 de enero de 2015

¿Es normal tener cambios de humor y depresión durante los años previos a la menopausia e inmediatamente después?

¿Es normal tener cambios de humor y depresión durante los años previos a la menopausia e inmediatamente después?

Sí, sobre todo antes de que realmente llegue la menopausia.

La menopausia es una etapa más en la vida de una mujer. Es el momento en el que se produce el último ciclo menstrual.

La perimenopausia es el periodo de transición natural hacia la menopausia, en el que comienza a disminuir la reserva ovárica y aparecen irregularidades en el ciclo menstrual. La duración promedio de la perimenopausia abarca desde el momento en que comienzan a aparecer los primeros síntomas hasta un año después de la menopausia (cuando una mujer ha estado 12 meses consecutivos sin menstruación).

Para algunas mujeres, este momento de sus vidas está lleno de nuevas tensiones: padres de edad avanzada a los que cuidar, hijos que se van de casa, nuevos problemas de salud,... razones que por sí solas ya pueden provocar cambios de humor. A todo esto hay que añadir los síntomas de la transición a la menopausia, especialmente los sofocos y el insomnio, que también pueden desencadenar cambios de humor, al igual que el sentimiento de que se está perdiendo el control sobre su propio cuerpo.

Existen estudios que demuestran que las mujeres perimenopáusicas tienen más síntomas psicológicos que las mujeres posmenopáusicas. Con la perimenopausia, la mujer puede estar con más frecuencia más irritable y triste de lo que solían estar. Las mujeres que tienen antecedentes de depresión o con muchos síntomas menopáusicos son más propensas a deprimirse al llegar a la perimenopausia.

Pese a todo esto, la mayoría de las mujeres sienten que la perimenopausia es un momento de su vida en la que se sienten más felices y más satisfechas que en cualquier otro momento. No obstante, si los cambios de humor afectan a la vida diaria, o están afectando a las relaciones con la familia, amigos, compañeros de trabajo, es importante buscar ayuda. 


Lecturas relacionadas con: ¿Es normal tener cambios de humor y depresión durante los años previos a la menopausia e inmediatamente después?

lunes, 19 de enero de 2015

Las hormonas del deseo

La hormona del deseo

Las hormonas más importantes en el deseo sexual son el estrógeno y la testosterona.

El estrógeno es una hormona que tiene un papel fundamental en la fertilidad y la reproducción, pero también es importante en el mantenimiento de la salud de los órganos sexuales femeninos. Concretamente el estrógeno mantiene la humedad y flexibilidad de la vulva y de la vagina de la mujer. 

Durante el periodo perimenopáusico, cuando los niveles de estrógeno disminuyen se producen algunos cambios vulvares y vaginales, algunos de ellos importantes. El tejido genital puede hacerse más seco y menos ácido, lo que aumenta el riesgo de infección. Se tarda más en conseguir la lubricación durante el sexo, lo que pueden provocar relaciones sexuales dolorosas. Con el tiempo, la deficiencia de estrógeno puede conducir a más cambios significativos en toda la zona genital y urinaria. Además, la pérdida de estrógeno también puede conducir a cambios en el tamaño y la sensibilidad de la vulva, la vagina y el clítoris, así como a una reducción del flujo sanguíneo a estas áreas.

Otra de las hormonas que participan en el deseo sexual es la testosterona. Aunque se podría pensar que la testosterona es una hormona únicamente masculina, todas las mujeres producen algo de testosterona, al igual que todos los hombres producen algo de estrógeno. En el caso de las mujeres, la testosterona es producida por los ovarios.

A diferencia del estrógeno, los niveles de testosterona no se reducen drásticamente con la llegada de la menopausia, más bien van disminuyendo gradualmente a partir de los 20 años. Se estima que al llegar a la menopausia, el cuerpo de una mujer está produciendo alrededor de la mitad de testosterona que producía cuando tenía 20 años. Parece que la testosterona contribuye al flujo sanguíneo y la excitación del clítoris y de los labios vaginales, por lo que también contribuyen a la excitabilidad y al orgasmo.

Aunque no se conoce con exactitud cuál es el papel exacto que desempeña la testosterona en el deseo sexual de la mujer, algunos estudios muestran que unos niveles anormalmente bajos de testosterona están asociados con la falta de deseo sexual en la mujer.


Lecturas relacionadas con: Las hormonas del deseo.

lunes, 12 de enero de 2015

Cómo aumentar el metabolismo en la menopausia

Cómo aumentar el metabolismo en la menopausia

La mayoría de las mujeres necesitan aumentar su metabolismo después de la menopausia para conseguir mejorar los problemas de peso y de salud en general.

A medida que las mujeres envejecen, la masa muscular disminuye, mientras que la cantidad de grasa aumenta. Aunque esto se debe en gran parte a los cambios hormonales que se asocian a la perimenopausia, también está influenciado por factores genéticos y ambientales, e incluso por el metabolismo.

¿Qué se puede hacer para aumentar el metabolismo después de la menopausia?
El ejercicio es un ingrediente clave para aumentar el metabolismo después de la menopausia. Sin embargo, no todo el ejercicio es apropiado para todas las mujeres al llegar a la menopausia. Para muchas mujeres hacer ejercicio muy intenso en lugar de beneficiar a su cuerpo, podría acabar dañándolo. Es importante comenzar lentamente e ir aumentando poco a poco la intensidad y duración del ejercicio conforme el cuerpo se vaya acostumbrando.

Los siguientes tipos de ejercicios pueden ser adecuados para aumentar el metabolismo después de la menopausia:
  • Caminar. Uno de los mejores ejercicios para aumentar el metabolismo es caminar.
  • Nadar. Se trata de un ejercicio perfecto, de bajo impacto, que ayudará a aumentar el metabolismo sin que las articulaciones puedan verse afectadas.
  • Clases programas de ejercicios como ejercicios aeróbicos de bajo impacto o el pilates.

Aunque el ejercicio es obviamente un factor importante para aumentar el metabolismo después de la menopausia, la combinación con la dieta es esencial. Hay muchos alimentos que aumentan el metabolismo, pero no sólo es lo que se come, sino cómo se come. 
Comenzar el día con un gran vaso de agua muy fría, comer varias comidas pequeñas durante el día o beber té verde son algunos consejos relacionados con la dieta que pueden resultar útiles para aumentar el metabolismo tras la menopausia 


Lecturas relacionadas con: Cómo aumentar el metabolismo en la menopausia.

jueves, 8 de enero de 2015

Ardor en la lengua en la menopausia

Ardor en la lengua

El ardor en la lengua puede ser un síntoma muy irritante y doloroso asociado a la menopausia.

La sensación es como cuando se ha tomado una bebida, como un café o un té, que está demasiado caliente y nos hemos quemado la lengua. Las mujeres que sufren de síndrome de boca ardiente tienen esta sensación constantemente.

El síndrome de boca ardiente afecta con más frecuencia a las mujeres, sobre todo en el periodo perimenopáusico, debido a los desequilibrios hormonales. Se piensa que el problema es causado por el efecto de los estrógenos sobre los nervios que controlan el sabor.

La zona de mayor afectación es la lengua (punta y bordes), por lo que se le ha llamado glosodinia y glosopirosis (lengua ardiente), aunque también se conoce como galvanismo oral, estomatodinia o estomatopirosis. Además de ardor, las mujeres pueden experimentan otros síntomas como la alteración del gusto, sensación punzante, sequedad, sabor metálico o intolerancia a las prótesis

¿Por qué se produce el ardor en la lengua en la perimenopausia?
Existen varias causas que podrían explicar el síndrome de boca ardiente, y el porqué es más común en las mujeres posmenopáusicas. Se cree que la principal causa es el desequilibrio hormonal, específicamente la reducción de los niveles de estrógenos asociados a la menopausia. 

Los estrógenos participan en la composición de la saliva, por lo que la disminución de sus niveles pueden causar el ardor en la lengua. Además los estrógenos afectan a las papilas gustativas que detectan los sabores amargos y que se localizan en la parte posterior de la lengua. Cuando los niveles de estrógenos disminuyen, algunas mujeres comienzan a perder sus papilas gustativas amargas. El daño o pérdida de las papilas gustativas amargas, que se produce como consecuencia de la falta de estrógenos, hace que se activen las neuronas del dolor.

¿Se puede hacer algo para aliviar el síndrome de boca ardiente?
El síndrome de boca ardiente empeora cuando se habla mucho, se comen alimentos calientes o picantes, o cuando se está estresada. Por lo que se recomienda la relajación y las comidas con pocos condimientos.

El ardor en la lengua suele ir acompañado de sequedad por lo que se recomienda también es recomendable beber mucha agua y masticar chicles sin azúcar para mantener la boca húmeda.


Lecturas relacionadas con: Ardor en la lengua.

viernes, 2 de enero de 2015

Estrés en la menopausia

Estrés en la menopausia

¿Estás pasando por la perimenopausia? ¿Y estás estresada? 

Aquí te dejamos algunas cosas que debes saber:
1. No estás loca.  Al llegar los primeros síntomas de la perimenopausia son muchas las mujeres que piensan que se están volviendo locas. De hecho, seguramente estos sentimientos aumentan la tensión que la mujer sufre al llegar a la perimenopausia, haciendo que los síntomas reales sean mayores. Es importante intentar que la mente descanse. Solo es un sentimiento, ¡no te estás volviendo loca!  

2. Practicar ejercicio diario de forma regular, sobre todo si se realiza al aire libre. El ejercicio físico estimula la liberación de endorfinas y serotonina, dos sustancias químicas que mejoran el estado de ánimo, favorecen la relajación y reducen el estrés. Puede ser tan simple como caminar moderadamente durante media hora al día.

3. Comer equilibradamente. En ocasiones el estrés puede hacer que nos saltemos alguna comida o incluso que abusemos de la comida basura, pero hay que tener en cuenta que esto lo único que va a hacer es aumentar más el estrés. Durante la perimenopausia, comer de forma regular es esencial para controlar el estrés. Una dieta con unos niveles de proteínas, hidratos de carbono complejos y un equilibrio de grasas "buenas", ayudarán a estabilizar el azúcar en la sangre, a mejorar el estado de ánimo y favorecerán la relajación.
4. Dormir lo suficiente. Esto es un tema difícil, sobre todo para aquellas mujeres que sufren de insomnio, y que aunque quieran no pueden dormir. Si se come de forma equilibrada y con regularidad, y además se practica algo de ejercicio de forma regular, a la larga también se mejorará el sueño. 
5. Aprende a decir "No". Aunque para la mayoría de mujeres es difícil decir no, es importante ser capaz de desarrollar esta capacidad, ya que es una de las mejores cosas que una mujer puede hacer por sí misma para reducir el estrés asociado a la perimenopausia. 

¿Tienes algún consejo más para reducir el estrés en la menopausia? Esperamos tus comentarios.


Lecturas relacionadas con: Estrés en la menopausia.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Cómo controlar algunos síntomas de la menopausia en Navidad

Cómo controlar los síntomas de la menopausia en Navidad

La menopausia y la Navidad pueden ser una combinación que puede producir cantidades exponenciales de estrés. 

Nadie puede negar la Navidad es un tiempo para comer, beber y ser feliz. Con pequeños cambios como optar por las carnes más magras, comer más frutas y verduras, menos productos grasos y reducir el consumo de alcohol también se puede conseguir aliviar algunos de los síntomas de la menopausia y disfrutar plenamente de la Navidad.

Un punto importante es controlar la dieta. Una buena nutrición puede ayudar a reducir ciertos problemas de salud que se pueden desarrollarse como consecuencia de la menopausia, como la osteoporosis y las enfermedades del corazón. Con la Navidad, época de muchas comidas y cenas con familiares y amigos, llevar control sobre la dieta puede parecer poco realista. Sin embargo, con la planificación y el control de algunos alimentos, todavía es posible disfrutar de este período festivo y de una menopausia saludable y feliz.

La ganancia de peso suele ser un efecto secundario de la menopausia, por lo que el consumo de alimentos ricos en fibra como las manzanas o los frutos secos tienen efecto saciante lo que ayudará a sentirse llena durante más tiempo y a mantener el peso.

La menopausia acelera la pérdida de masa ósea, por tanto para una buena salud ósea durante la menopausia es recomendable aumentar la ingesta de calcio. Los alimentos ricos en calcio incluyen los productos lácteos como el queso, el yogur y la leche, y las conservas de pescado como las sardinas y el salmón. También es fuente de calcio las verduras de hoja verde como la col y el brócoli.

Solo el 25-35% de la dieta debe ser grasas, de los cuales solo el 7% deben ser grasas saturadas. Las grasas se encuentra en alimentos como la leche entera, el queso y la carne. Lo mejor es optar por alimentos bajos en grasa para reducir el riesgo de enfermedades del corazón y los niveles de colesterol. 

Se recomienda cinco porciones de frutas y verduras al día. El consumo de frutas y verduras puede reducir el riesgo de muchas enfermedades, y puede ser beneficioso en el alivio de los síntomas de la menopausia.

Por el contrario, tanto el alcohol y como la cafeína pueden empeorar algunos de los síntomas de la menopausia como son los sofocos, por lo que se debe reducir el consumo de estos productos o eliminarlos por completo, ya que puede de alguna manera a reducir su riesgo de síntomas molestos y problemas de salud.


Lecturas relacionadas con: Cómo controlar algunos síntomas de la menopausia en Navidad.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Roncar en la menopausia

Roncar en la menopausia

Muchas mujeres comienzan a roncar con la llegada de la menopausia.

La aparición del ronquido en la menopausia se debe en parte a la caída de los niveles de estrógenos, que juegan un papel importante en el mantenimiento de los músculos y los tejidos blandos alrededor de la tráquea. 

Cuando los músculos y los tejidos blandos que rodean la tráquea se vuelven más laxos, se produce el colapso de los tejidos y las mujeres no pueden respirar tan fácilmente cuando duermen, aparecen los ronquidos. En los casos más graves, incluso puede provocar la aparición de apnea del sueño, en la que las vías respiratorias se obstruyen total o parcialmente durante unos pocos segundos, obligando al cerebro a despertarse.

Los ronquidos acaban afectando a la calidad del sueño de las mujeres, lo que a la larga puede influir en la aparición de cansancio, ansiedad y problemas de memoria

En los casos más leves, el uso de una almohada puede favorecer que la cabeza y la garganta estén alineadas, y por tanto que las vías respiratorias permanezcan abiertas mientras se duerme. Para las mujeres con casos graves de apnea del sueño, hay máscaras, llamado CPAP (presión positiva continua en la vía aérea), que introducen aire en la garganta para mantener la respiración.


Lecturas relacionadas con: Roncar en la menopausia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Volver