jueves, 11 de diciembre de 2014

Cómo controlar algunos síntomas de la menopausia en Navidad

Cómo controlar los síntomas de la menopausia en Navidad

La menopausia y la Navidad pueden ser una combinación que puede producir cantidades exponenciales de estrés. 

Nadie puede negar la Navidad es un tiempo para comer, beber y ser feliz. Con pequeños cambios como optar por las carnes más magras, comer más frutas y verduras, menos productos grasos y reducir el consumo de alcohol también se puede conseguir aliviar algunos de los síntomas de la menopausia y disfrutar plenamente de la Navidad.

Un punto importante es controlar la dieta. Una buena nutrición puede ayudar a reducir ciertos problemas de salud que se pueden desarrollarse como consecuencia de la menopausia, como la osteoporosis y las enfermedades del corazón. Con la Navidad, época de muchas comidas y cenas con familiares y amigos, llevar control sobre la dieta puede parecer poco realista. Sin embargo, con la planificación y el control de algunos alimentos, todavía es posible disfrutar de este período festivo y de una menopausia saludable y feliz.

La ganancia de peso suele ser un efecto secundario de la menopausia, por lo que el consumo de alimentos ricos en fibra como las manzanas o los frutos secos tienen efecto saciante lo que ayudará a sentirse llena durante más tiempo y a mantener el peso.

La menopausia acelera la pérdida de masa ósea, por tanto para una buena salud ósea durante la menopausia es recomendable aumentar la ingesta de calcio. Los alimentos ricos en calcio incluyen los productos lácteos como el queso, el yogur y la leche, y las conservas de pescado como las sardinas y el salmón. También es fuente de calcio las verduras de hoja verde como la col y el brócoli.

Solo el 25-35% de la dieta debe ser grasas, de los cuales solo el 7% deben ser grasas saturadas. Las grasas se encuentra en alimentos como la leche entera, el queso y la carne. Lo mejor es optar por alimentos bajos en grasa para reducir el riesgo de enfermedades del corazón y los niveles de colesterol. 

Se recomienda cinco porciones de frutas y verduras al día. El consumo de frutas y verduras puede reducir el riesgo de muchas enfermedades, y puede ser beneficioso en el alivio de los síntomas de la menopausia.

Por el contrario, tanto el alcohol y como la cafeína pueden empeorar algunos de los síntomas de la menopausia como son los sofocos, por lo que se debe reducir el consumo de estos productos o eliminarlos por completo, ya que puede de alguna manera a reducir su riesgo de síntomas molestos y problemas de salud.


Lecturas relacionadas con: Cómo controlar algunos síntomas de la menopausia en Navidad.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Roncar en la menopausia

Roncar en la menopausia

Muchas mujeres comienzan a roncar con la llegada de la menopausia.

La aparición del ronquido en la menopausia se debe en parte a la caída de los niveles de estrógenos, que juegan un papel importante en el mantenimiento de los músculos y los tejidos blandos alrededor de la tráquea. 

Cuando los músculos y los tejidos blandos que rodean la tráquea se vuelven más laxos, se produce el colapso de los tejidos y las mujeres no pueden respirar tan fácilmente cuando duermen, aparecen los ronquidos. En los casos más graves, incluso puede provocar la aparición de apnea del sueño, en la que las vías respiratorias se obstruyen total o parcialmente durante unos pocos segundos, obligando al cerebro a despertarse.

Los ronquidos acaban afectando a la calidad del sueño de las mujeres, lo que a la larga puede influir en la aparición de cansancio, ansiedad y problemas de memoria

En los casos más leves, el uso de una almohada puede favorecer que la cabeza y la garganta estén alineadas, y por tanto que las vías respiratorias permanezcan abiertas mientras se duerme. Para las mujeres con casos graves de apnea del sueño, hay máscaras, llamado CPAP (presión positiva continua en la vía aérea), que introducen aire en la garganta para mantener la respiración.


Lecturas relacionadas con: Roncar en la menopausia.

lunes, 24 de noviembre de 2014

¿Por qué se produce dolor en las articulaciones en la menopausia?

¿Por qué se produce dolor en las articulaciones en la menopausia?

Dolor, rigidez e hinchazón en las articulaciones son síntomas típicos en la menopausia.

La menopausia constituye un período de transición para la mujer, tanto físico como psicológico, que significa el final de su capacidad reproductiva. Los síntomas típicos de la menopausia, que son atribuibles a la reducción en los niveles de estrógeno y progesterona, incluyen sofocos, sudores nocturnos y síntomas urogenitales. También son frecuentes otros síntomas como ansiedad, depresión y cambios de humor, trastornos del sueño, disfunción sexual y los cambios cognitivos.

El dolor articular, también conocido como artralgia es experimentado por más de la mitad de las mujeres alrededor de la menopausia. Las causas del dolor en las articulaciones en las mujeres posmenopáusicas pueden ser difícil de determinar, ya que la menopausia coincide con la edad en la que se produce un aumento en la incidencia de enfermedades reumáticas crónicas como la osteoartritis. Sin embargo, la interacción entre las hormonas sexuales y la membrana sinovial y el cartílago está bien documentada, y se cree que resulta de la reducción en los niveles de estrógeno.

En la actualidad, no existe un tratamiento específico para artralgia de la menopausia, pero existe una serie de medidas que pueden ser eficaces como la terapia de reemplazo hormonal (HRT), el uso de analgésicos y antiinflamatorios, la pérdida de peso y el ejercicio físico.


¿Cómo evitar el dolor en las articulaciones en la perimenopausia?
  • Reducir la presión de esfuerzo repetitivo, como correr para proteger sus articulaciones.
  • Mantener la flexibilidad para reducir el dolor articular. Algunos ejercicios como el yoga y la natación son beneficiosas para el fortalecimiento de los músculos y las articulaciones sin ejercer demasiada presión sobre ellos.
  • La dieta puede tener una influencia positiva en su salud de las articulaciones. Muchas frutas y verduras tienen propiedades que reducen la inflamación. 
  • Evitar el sobrepesoTener una dieta equilibrada no sólo es saludable y ayudará con muchos síntomas de la menopausia, si no que permite mantener un peso correcto. 
  • El calcio es especialmente importante, ya que mantiene los huesos fuertes y sanos. Puede ser interesante tomar algún suplemento de calcio, que para que pueda absorberse de forma efectiva debe combinarse con una alta ingesta de magnesio
  • El estrés puede tener un efecto negativo en su salud de las articulaciones. Un exceso de estrés provoca la liberación de grandes cantidades de la hormona cortisol que actúa como un agente inflamatorio.

Lecturas relacionadas con: ¿Por qué se produce dolor en las articulaciones en la menopausia?

lunes, 17 de noviembre de 2014

Falta de concentración en la menopausia

Falta de concentración en la menopausia

La falta de concentración es un síntoma muy común en la menopausia. 

La dificultad para concentrarse puede relacionarse con la incapacidad para concentrarse tanto en el día a día como en las tareas más inusuales o complejas. La concentración afecta a la memoria, a la capacidad de atención y a la capacidad de procesar la información.

La falta de concentración puede ser un motivo de preocupación para muchas mujeres, e incluso un problema en el lugar de trabajo o en su vida personal. Además, muchas mujeres pueden sentir un poco de preocupación acerca de la posibilidad de que esta falta de concentración sea una señal temprana de enfermedades más graves como el Alzheimer.

¿Qué causa la falta de concentración en la menopausia?
Son muchos los factores que pueden afectar a la capacidad de concentración, pero en el caso de las mujeres que se encuentran en la transición a la menopausia, la causa más probable es la fluctuación hormonal. El estrógeno desempeña un papel clave en el funcionamiento del cerebro.

Hay una serie de moléculas en el cerebro llamadas neurotransmisores que regulan la función cognitiva, incluyendo la memoria y la capacidad de concentración. Si hay reducción de estos neurotransmisores, se produce una disminución de la función cognitiva, y por tanto un aumento de la dificultad de concentración.

El estrógeno afecta a la producción de algunos de los neurotransmisores del cerebro. Durante la transición a la menopausia, cuando los niveles de estrógeno comienzan a disminuir, la producción de neurotransmisores va reduciéndose. El estrógeno también estimula el flujo de sangre al cerebro

Además de las causas hormonales, muchas mujeres pueden tener problemas de concentración como consecuencia de otros síntomas de la menopausia. Los trastornos del sueño y el cansancio pueden hacer que una mujer esté demasiado agotada para concentrarse adecuadamente en las tareas diarias. Los síntomas psicológicos como la depresión o la ansiedad también pueden afectar a la capacidad de concentración de una mujer. El estrés también puede afectar.


¿Cómo se puede mejorar la capacidad de concentración?
Algunos cambios en el estilo de vida pueden ser útiles para mejorar la capacidad de concentración de las mujeres en la transición a la menopausia:
    • Llevar una dieta saludable rica en nutrientes como el omega-3 y el omega-6.
    • Reducir el consumo de cafeína, alcohol y azúcar.
    • Intentar descansar lo suficiente.
    • Practicar técnicas para aliviar el estrés como la meditación o el yoga.
    • Hacer ejercicios para el cerebro como los crucigramas.

Lecturas relacionadas con: Falta de concentración en la menopausia.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Qué beneficios puede tener el Pilates en la menopausia

Beneficios del pilates en la menopausia

¿Cómo se puede preparar el cuerpo para el cambio de la menopausia? ¿Cómo se puede disminuir la severidad de los síntomas?

El inicio de la menopausia trae algunos cambios en la vida de las mujeres. Las mujeres menopáusicas necesitan un programa específico que incluye ejercicios de fuerza (para la salud ósea), ejercicios cardiovasculares (para el equilibrio hormonal y el control de peso), ejercicios de equilibrio, y lo más importante ejercicios de estiramiento, de respiración y de relajación (para la reducción del estrés, drenaje linfático y para restablecer el sistema nervioso simpático). 

Las mujeres tienden a experimentar cambios de humor, depresión, irritabilidad y trastornos del sueño durante la menopausia. Practicar ejercicio de intensidad moderada ayuda a manejar estos síntomas. Los ejercicios de respiración y estiramiento, junto con algunos ejercicios simples, puede ayudar a calmar y relajar lo suficiente para ayudar a promover un mejor sueño, ya que permiten aliviar el estrés

A medida que se envejece, disminuye la capacidad de reconstruir el colágeno. La falta de colágeno conduce a las arrugas y flacidez de la piel, así como la disminución del tono muscular. El ejercicio permite mejorar la capacidad de regeneración de colágeno en los músculos y los huesos, por tanto es beneficioso para prevenir la osteoporosis.

Junto con la pérdida de músculo y tonicidad de la piel llega el aumento de peso, que suele aparecer alrededor alrededor de las caderas y los muslos. Esto es causado por las fluctuaciones hormonales y la ralentización del metabolismo. La disminución del metabolismo provoca la pérdida de masa muscular. Los músculos queman más calorías que la grasa, por lo que cuando se pierde músculo, no se van a quemar tantas calorías. Para reducir el aumento de peso que se asocia a la menopausia es importante reducir el número de calorías que se consumen y aumentar la actividad cardiovascular.


¿Cómo puede ayudar el Pilates?
El Pilates es un sistema de ejercicios desarrollado por Joseph Pilates durante y después de la Primera Guerra Mundial en el que se combinan ejercicios de fuerza y flexibilidad, junto con técnicas cuerpo/mente y de respiración.

La mayoría de los ejercicios de Pilates son de bajo impacto y mejoran el soporte de peso, lo cual es bueno para la prevención de la osteoporosis. Las rutinas suaves mejoran la fuerza, la postura, la flexibilidad y la agilidad. También son buenas para mantener el equilibrio sin poner presión sobre otros músculos o sobre las articulaciones.

El principio fundamental de Pilates es concentrarse en el fortalecimiento de los músculos que ayudan a sostener la columna. Los ejercicios de Pilates trabajan varios grupos musculares al mismo tiempo de forma controlada a través de un movimiento continuo. Se centran en el fortalecimiento y la estabilización del abdomen, oblicuos, la espalda y la pelvis, mejorando el tono corporal central y la amplitud del movimiento. El Pilates también ayuda a mantener las articulaciones flexibles y a aumentar la fuerza en las piernas

Pilates es una experiencia cuerpo/mente. Por lo que además de mejorar la fuerza muscular, la flexibilidad y el equilibrio, también mejora el estado de ánimo y la autoestima.


Lecturas relacionadas con: Qué beneficios puede tener el Pilates en la menopausia.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Menopausia después de un cáncer

Menopausia después de un cáncer

Algunos tratamiento para el cáncer puede causar fallos en los ovarios y el comienzo de la menopausia.

No todos los tratamientos para el cáncer causan la menopausia. Para algunas mujeres que han recibido tratamiento para el cáncer, los síntomas de la menopausia son temporales, pero para otras la menopausia es permanente. A veces los períodos menstruales se detendrán de inmediato y, a veces los síntomas de la menopausia comenzarán poco a poco.

Tras un tratamiento para el cáncer, que se produzca una menopausia permanente o no va a depender de la edad de la mujer, del tipo y la dosis de fármaco que se ha usado en la quimioterapia y de la duración del tratamiento.

¿Qué síntomas tiene una menopausia causada por un tratamiento para el cáncer?
A veces es difícil saber si los síntomas de la menopausia son "normales" o si están agravados a causa del cáncer.

El cáncer de mama es el cáncer más común que afecta a las mujeres, por lo que gran parte de la información y la investigación sobre el cáncer y la menopausia se relaciona con el cáncer de mama. 
La investigación que existe sobre los síntomas experimentados por las mujeres menopáusicas sugiere que hasta el 80% de las mujeres con cáncer de mama parecen experimentar sofocos más graves y frecuentes en comparación con las mujeres sin cáncer de mama. El 50-75% de las mujeres con cáncer de mama tiene algún síntoma genitourinario como sequedad vaginal, prurito, dolor durante las relaciones sexuales infecciones del tracto urinario. Los síntomas de depresión y ansiedad también aumentan en las mujeres que sufren un cáncer.

La edad es un factor importante. Las mujeres más jóvenes con cáncer de mama pueden experimentar más síntomas físicos, angustia psicológica y problemas sexuales que las mujeres de más edad con cáncer. Para las mujeres más jóvenes, estos síntomas pueden ser más angustiantes, ya que comienzan a experimentar los síntomas de la menopausia algunos años antes de que se hubiera producido de forma natural. Además, estos síntomas pueden causar preocupación por el impacto sobre la fertilidad y la calidad de vida.

Algunos de los síntomas de la menopausia pueden ser muy molestos, y en algunos casos, persistir durante mucho tiempo después de terminar el tratamiento. Las mujeres más jóvenes con cáncer pueden experimentar estos síntomas muchos años antes de que esperaban y en mujeres de más edad, que ya han pasado por la menopausia, pueden volver a experimentar síntomas menopáusicos de nuevo, incluso años después de que desaparecieran. 

¿Cómo tratar los síntomas de la menopausia durante el cáncer?
La gestión de los síntomas de la menopausia en las mujeres con cáncer puede hacerse mediante: 

  • Cambios en la dieta. Llevar una dieta saludable pueden ayudar a reducir la depresión, la ansiedad, los riesgos cardiovasculares, la osteoporosis, y a controlar el posible aumento de peso.
  • Uso de terapias naturales. Existen estudios que muestran que el uso de ciertas hierbas naturales pueden ser útiles aliviando algunos de los síntomas de la menopausia, pero dado que también pueden tener efectos secundarios e interactuar con los medicamentos, es importante informar al médico sobre los posibles riesgos.
  • Apoyo psicológico. La relajación o la terapia cognitivo-conductual pueden ayudar a lidiar con el estrés y la severidad de algunos de los síntomas de la menopausia como los sofocos. 
  • Actividad física. Practicar 30 minutos diarios de ejercicio físico puede ayudar a reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y aumentar su capacidad para hacer frente a la vida diaria.
  • Aunque la manera más efectiva de gestionar los sofocos es a través de la terapia de reemplazo hormonal, hay un gran debate sobre si el estrógeno se debe prescribir cuando una mujer está recibiendo tratamiento para cáncer. Hay una serie de medicamentos no hormonales disponibles para el tratamiento de los sofocos. Su objetivo no es eliminar por completo los sofocos, pero para disminuir su intensidad y frecuencia. 

Lecturas relacionadas con: Menopausia después de un cáncer.

lunes, 27 de octubre de 2014

Osteopenia y osteoporosis: factores de riesgo

Osteopenia y osteoporosis: factores de riesgo

La osteoporosis es una enfermedad progresiva, donde se pierde más hueso del que se forma. Esto provoca una disminución de la masa ósea, o una densidad mineral ósea baja. Con el tiempo el hueso se hace más delgado y poroso, y aumenta el riesgo de fracturas.

Las mujeres con osteopenia experimentan un debilitamiento de la matriz ósea y una pérdida de flexibilidad, pero la pérdida de la densidad mineral ósea es menor que con la osteoporosis. Se considera una condición precursora a la osteoporosis.

¿Qué factores de riesgo aumentan el riesgo de osteoporosis?
La osteoporosis se produce antes y con mayor severidad en las mujeres blancas de ascendencia del norte de Europa que son de huesos pequeños y delgados. Algunos de los factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de sufrir osteopenia u osteoporosis son:

  • Postmenopausia natural o quirúrgica.
  • Retraso en la pubertad o amenorrea persistente.
  • Mala alimentación, incluyendo deficiencias en la vitamina D, calcio, y/o magnesio.
  • Edad avanzada.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Fumar.
  • Menos del 15% de grasa corporal.
  • Uso de corticosteroides u otros medicamentos.
  • Trastornos de la tiroides o del riñón.
  • Cánceres de hueso u otros tumores malignos.
  • Condiciones que interfieran con la absorción mineral natural.


¿Cómo se diagnóstica la osteoporosis y la osteopenia?
Para diagnosticar la osteopenia o la osteoporosis la mayoría de los médicos se basan en pruebas para medir la densidad ósea.



Lecturas relacionadas con: Osteopenia y osteoporosis: factores de riesgo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Volver