lunes, 17 de noviembre de 2014

Falta de concentración en la menopausia

Falta de concentración en la menopausia

La falta de concentración es un síntoma muy común en la menopausia. 

La dificultad para concentrarse puede relacionarse con la incapacidad para concentrarse tanto en el día a día como en las tareas más inusuales o complejas. La concentración afecta a la memoria, a la capacidad de atención y a la capacidad de procesar la información.

La falta de concentración puede ser un motivo de preocupación para muchas mujeres, e incluso un problema en el lugar de trabajo o en su vida personal. Además, muchas mujeres pueden sentir un poco de preocupación acerca de la posibilidad de que esta falta de concentración sea una señal temprana de enfermedades más graves como el Alzheimer.

¿Qué causa la falta de concentración en la menopausia?
Son muchos los factores que pueden afectar a la capacidad de concentración, pero en el caso de las mujeres que se encuentran en la transición a la menopausia, la causa más probable es la fluctuación hormonal. El estrógeno desempeña un papel clave en el funcionamiento del cerebro.

Hay una serie de moléculas en el cerebro llamadas neurotransmisores que regulan la función cognitiva, incluyendo la memoria y la capacidad de concentración. Si hay reducción de estos neurotransmisores, se produce una disminución de la función cognitiva, y por tanto un aumento de la dificultad de concentración.

El estrógeno afecta a la producción de algunos de los neurotransmisores del cerebro. Durante la transición a la menopausia, cuando los niveles de estrógeno comienzan a disminuir, la producción de neurotransmisores va reduciéndose. El estrógeno también estimula el flujo de sangre al cerebro

Además de las causas hormonales, muchas mujeres pueden tener problemas de concentración como consecuencia de otros síntomas de la menopausia. Los trastornos del sueño y el cansancio pueden hacer que una mujer esté demasiado agotada para concentrarse adecuadamente en las tareas diarias. Los síntomas psicológicos como la depresión o la ansiedad también pueden afectar a la capacidad de concentración de una mujer. El estrés también puede afectar.


¿Cómo se puede mejorar la capacidad de concentración?
Algunos cambios en el estilo de vida pueden ser útiles para mejorar la capacidad de concentración de las mujeres en la transición a la menopausia:
    • Llevar una dieta saludable rica en nutrientes como el omega-3 y el omega-6.
    • Reducir el consumo de cafeína, alcohol y azúcar.
    • Intentar descansar lo suficiente.
    • Practicar técnicas para aliviar el estrés como la meditación o el yoga.
    • Hacer ejercicios para el cerebro como los crucigramas.

Lecturas relacionadas con: Falta de concentración en la menopausia.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Qué beneficios puede tener el Pilates en la menopausia

Beneficios del pilates en la menopausia

¿Cómo se puede preparar el cuerpo para el cambio de la menopausia? ¿Cómo se puede disminuir la severidad de los síntomas?

El inicio de la menopausia trae algunos cambios en la vida de las mujeres. Las mujeres menopáusicas necesitan un programa específico que incluye ejercicios de fuerza (para la salud ósea), ejercicios cardiovasculares (para el equilibrio hormonal y el control de peso), ejercicios de equilibrio, y lo más importante ejercicios de estiramiento, de respiración y de relajación (para la reducción del estrés, drenaje linfático y para restablecer el sistema nervioso simpático). 

Las mujeres tienden a experimentar cambios de humor, depresión, irritabilidad y trastornos del sueño durante la menopausia. Practicar ejercicio de intensidad moderada ayuda a manejar estos síntomas. Los ejercicios de respiración y estiramiento, junto con algunos ejercicios simples, puede ayudar a calmar y relajar lo suficiente para ayudar a promover un mejor sueño, ya que permiten aliviar el estrés

A medida que se envejece, disminuye la capacidad de reconstruir el colágeno. La falta de colágeno conduce a las arrugas y flacidez de la piel, así como la disminución del tono muscular. El ejercicio permite mejorar la capacidad de regeneración de colágeno en los músculos y los huesos, por tanto es beneficioso para prevenir la osteoporosis.

Junto con la pérdida de músculo y tonicidad de la piel llega el aumento de peso, que suele aparecer alrededor alrededor de las caderas y los muslos. Esto es causado por las fluctuaciones hormonales y la ralentización del metabolismo. La disminución del metabolismo provoca la pérdida de masa muscular. Los músculos queman más calorías que la grasa, por lo que cuando se pierde músculo, no se van a quemar tantas calorías. Para reducir el aumento de peso que se asocia a la menopausia es importante reducir el número de calorías que se consumen y aumentar la actividad cardiovascular.


¿Cómo puede ayudar el Pilates?
El Pilates es un sistema de ejercicios desarrollado por Joseph Pilates durante y después de la Primera Guerra Mundial en el que se combinan ejercicios de fuerza y flexibilidad, junto con técnicas cuerpo/mente y de respiración.

La mayoría de los ejercicios de Pilates son de bajo impacto y mejoran el soporte de peso, lo cual es bueno para la prevención de la osteoporosis. Las rutinas suaves mejoran la fuerza, la postura, la flexibilidad y la agilidad. También son buenas para mantener el equilibrio sin poner presión sobre otros músculos o sobre las articulaciones.

El principio fundamental de Pilates es concentrarse en el fortalecimiento de los músculos que ayudan a sostener la columna. Los ejercicios de Pilates trabajan varios grupos musculares al mismo tiempo de forma controlada a través de un movimiento continuo. Se centran en el fortalecimiento y la estabilización del abdomen, oblicuos, la espalda y la pelvis, mejorando el tono corporal central y la amplitud del movimiento. El Pilates también ayuda a mantener las articulaciones flexibles y a aumentar la fuerza en las piernas

Pilates es una experiencia cuerpo/mente. Por lo que además de mejorar la fuerza muscular, la flexibilidad y el equilibrio, también mejora el estado de ánimo y la autoestima.


Lecturas relacionadas con: Qué beneficios puede tener el Pilates en la menopausia.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Menopausia después de un cáncer

Menopausia después de un cáncer

Algunos tratamiento para el cáncer puede causar fallos en los ovarios y el comienzo de la menopausia.

No todos los tratamientos para el cáncer causan la menopausia. Para algunas mujeres que han recibido tratamiento para el cáncer, los síntomas de la menopausia son temporales, pero para otras la menopausia es permanente. A veces los períodos menstruales se detendrán de inmediato y, a veces los síntomas de la menopausia comenzarán poco a poco.

Tras un tratamiento para el cáncer, que se produzca una menopausia permanente o no va a depender de la edad de la mujer, del tipo y la dosis de fármaco que se ha usado en la quimioterapia y de la duración del tratamiento.

¿Qué síntomas tiene una menopausia causada por un tratamiento para el cáncer?
A veces es difícil saber si los síntomas de la menopausia son "normales" o si están agravados a causa del cáncer.

El cáncer de mama es el cáncer más común que afecta a las mujeres, por lo que gran parte de la información y la investigación sobre el cáncer y la menopausia se relaciona con el cáncer de mama. 
La investigación que existe sobre los síntomas experimentados por las mujeres menopáusicas sugiere que hasta el 80% de las mujeres con cáncer de mama parecen experimentar sofocos más graves y frecuentes en comparación con las mujeres sin cáncer de mama. El 50-75% de las mujeres con cáncer de mama tiene algún síntoma genitourinario como sequedad vaginal, prurito, dolor durante las relaciones sexuales infecciones del tracto urinario. Los síntomas de depresión y ansiedad también aumentan en las mujeres que sufren un cáncer.

La edad es un factor importante. Las mujeres más jóvenes con cáncer de mama pueden experimentar más síntomas físicos, angustia psicológica y problemas sexuales que las mujeres de más edad con cáncer. Para las mujeres más jóvenes, estos síntomas pueden ser más angustiantes, ya que comienzan a experimentar los síntomas de la menopausia algunos años antes de que se hubiera producido de forma natural. Además, estos síntomas pueden causar preocupación por el impacto sobre la fertilidad y la calidad de vida.

Algunos de los síntomas de la menopausia pueden ser muy molestos, y en algunos casos, persistir durante mucho tiempo después de terminar el tratamiento. Las mujeres más jóvenes con cáncer pueden experimentar estos síntomas muchos años antes de que esperaban y en mujeres de más edad, que ya han pasado por la menopausia, pueden volver a experimentar síntomas menopáusicos de nuevo, incluso años después de que desaparecieran. 

¿Cómo tratar los síntomas de la menopausia durante el cáncer?
La gestión de los síntomas de la menopausia en las mujeres con cáncer puede hacerse mediante: 

  • Cambios en la dieta. Llevar una dieta saludable pueden ayudar a reducir la depresión, la ansiedad, los riesgos cardiovasculares, la osteoporosis, y a controlar el posible aumento de peso.
  • Uso de terapias naturales. Existen estudios que muestran que el uso de ciertas hierbas naturales pueden ser útiles aliviando algunos de los síntomas de la menopausia, pero dado que también pueden tener efectos secundarios e interactuar con los medicamentos, es importante informar al médico sobre los posibles riesgos.
  • Apoyo psicológico. La relajación o la terapia cognitivo-conductual pueden ayudar a lidiar con el estrés y la severidad de algunos de los síntomas de la menopausia como los sofocos. 
  • Actividad física. Practicar 30 minutos diarios de ejercicio físico puede ayudar a reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y aumentar su capacidad para hacer frente a la vida diaria.
  • Aunque la manera más efectiva de gestionar los sofocos es a través de la terapia de reemplazo hormonal, hay un gran debate sobre si el estrógeno se debe prescribir cuando una mujer está recibiendo tratamiento para cáncer. Hay una serie de medicamentos no hormonales disponibles para el tratamiento de los sofocos. Su objetivo no es eliminar por completo los sofocos, pero para disminuir su intensidad y frecuencia. 

Lecturas relacionadas con: Menopausia después de un cáncer.

lunes, 27 de octubre de 2014

Osteopenia y osteoporosis: factores de riesgo

Osteopenia y osteoporosis: factores de riesgo

La osteoporosis es una enfermedad progresiva, donde se pierde más hueso del que se forma. Esto provoca una disminución de la masa ósea, o una densidad mineral ósea baja. Con el tiempo el hueso se hace más delgado y poroso, y aumenta el riesgo de fracturas.

Las mujeres con osteopenia experimentan un debilitamiento de la matriz ósea y una pérdida de flexibilidad, pero la pérdida de la densidad mineral ósea es menor que con la osteoporosis. Se considera una condición precursora a la osteoporosis.

¿Qué factores de riesgo aumentan el riesgo de osteoporosis?
La osteoporosis se produce antes y con mayor severidad en las mujeres blancas de ascendencia del norte de Europa que son de huesos pequeños y delgados. Algunos de los factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de sufrir osteopenia u osteoporosis son:

  • Postmenopausia natural o quirúrgica.
  • Retraso en la pubertad o amenorrea persistente.
  • Mala alimentación, incluyendo deficiencias en la vitamina D, calcio, y/o magnesio.
  • Edad avanzada.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Fumar.
  • Menos del 15% de grasa corporal.
  • Uso de corticosteroides u otros medicamentos.
  • Trastornos de la tiroides o del riñón.
  • Cánceres de hueso u otros tumores malignos.
  • Condiciones que interfieran con la absorción mineral natural.


¿Cómo se diagnóstica la osteoporosis y la osteopenia?
Para diagnosticar la osteopenia o la osteoporosis la mayoría de los médicos se basan en pruebas para medir la densidad ósea.



Lecturas relacionadas con: Osteopenia y osteoporosis: factores de riesgo.

martes, 21 de octubre de 2014

Cómo controlar los problemas de vejiga en la menopausia

Cómo controlar los problemas de vejiga en la menopausia

Los problemas de control de la vejiga son muy comunes, pueden afectar hasta a 1 de cada 3 mujeres.

Lo más importante es recordar que los problemas de control de la vejiga se pueden tratar o controlar, y que la mayoría de las mujeres son capaces de reanudar una vida activa normal.

Los problemas de control de la vejiga pueden ir desde la pérdida de unas cuantas gotas de orina al toser o estornudar hasta pérdidas accidentales de orina más grandes. Otros síntomas que también pueden aparecer incluyen micción frecuente y dolor en la vejiga. Todos estos síntomas suelen estar causados ​​por problemas con los músculos y los nervios que ayudan a contener la orina.

Dependiendo del tipo y la gravedad del problema, existe una amplia gama de opciones de tratamiento:
  • Terapia del suelo pélvico con los que se consiguen fortalecer los músculos que rodean la vejiga. Los más comunes de estos ejercicios son los ejercicios de Kegel.
  • Cambios en los hábitos de comportamiento como perder peso, evitar el café, el té, el alcohol, las bebidas carbonatadas, y dejar de fumar. 

  • Uso de productos absorbentes puede ayudar a las mujeres con problemas de fugas para reanudar sus actividades diarias normales. Los productos de hoy han evolucionado para ser más cómodos y discretos que los productos del pasado.
  • Anillo pesario. Se trata de un anillo rígido que se inserta en la vagina, se empuja hacia arriba contra la pared de la vagina y la uretra para reducir las fugas. 
ACOG
  • Medicamentos que bloquea las señales nerviosas que provocan la micción frecuente y urgente o las cremas de estrógeno tópico para tonificar los músculos vaginales. 
  • Cirugía. Si la vejiga se ha movido fuera de su posición normal, como consecuencia del embarazo o del parto, puede ser necesario devolverla a su ubicación original.


Lecturas relacionadas con: Cómo controlar los problemas de vejiga en la menopausia.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Cuánto tiempo se debe tomar la terapia de reemplazo hormonal

Cuánto tiempo se debe tomar la terapia de reemplazo hormonal

Al llegar a la menopausia algunas mujeres tienen síntomas leves, pero otras sufren síntomas fuertes , e incluso incapacitantes, que requieren el uso de algún tratamiento. El uso de la terapia de reemplazo hormonal que puede ofrecer alivio a corto plazo de estos síntomas.

Al comenzar con la terapia de reemplazo hormonal para aliviar los síntomas de la menopausia, muchas mujeres se preguntan: ¿cuánto tiempo es necesario tomarla? 

La mayoría de los expertos coinciden en que la terapia de reemplazo hormonal debe usarse en la dosis más baja para obtener resultados y durante el menor tiempo posible.

Los riesgos de la terapia de reemplazo hormonal dependen de la edad a la que se comenzó a tomar y el tiempo que se ha tomado. Así, por ejemplo, el riesgo de ataque al corazón aumentan si se comienza a tomar a partir de los 60 años o si hace durante más de 10 años; el riesgo de sufrir un cáncer de mama aumentan cuando se ha tomado estrógeno y progestina durante 5 o 6 años,...

Por lo tanto, es necesario que junto con el médico se valoren los pros y los contras en cada caso particular, del uso de terapia de reemplazo hormonal. Si los riesgos superan a los beneficios, lo mejor es valorar otras opciones para aliviar los síntomas de la menopausia. Sin embargo, en algunos casos, sobre todo en mujeres sin otras patologías que comienzan con los síntomas de la menopausia a edades tempranas, el uso de la terapia de reemplazo hormonal puede aportar muchos beneficios.


Lecturas relacionadas con: Cuánto tiempo se debe tomar la terapia de reemplazo hormonal.

lunes, 13 de octubre de 2014

Cómo cambia el cuerpo durante la menopausia

Cómo cambia el cuerpo durante la menopausia

Muchas veces la menopausia se ve como algo negativo. Por lo que no es de extrañar que algunas mujeres sanas tengan sentimientos negativos hacia sus cuerpos durante este periodo de transición. 

¿Qué cambios puede experimentar el cuerpo de una mujer durante la perimenopausia?
Normalmente una mujer suele ganar de 1 a 3 kilos durante la transición a la menopausia, por lo general en la zona de abdomen inferior. 

La principal razón de este aumento de peso es la disminución de los estrógenos. Las células de la grasa en las áreas de la cadera, los muslos y las nalgas tienen receptores para estrógenos. Durante la menopausia como los niveles de estrógenos comienzan a disminuir, se altera el control sobre el almacenamiento de la grasa por debajo de la cintura, y comienza a aparecer una "pequeña bolsa" de grasa que se extiende desde el ombligo hasta la parte superior de la línea del vello púbico. 

El envejecimiento y estilo de vida también parecen ser los culpables de la ganancia de peso que se produce en algunas mujeres al llegar a la menopausia. El envejecimiento reduce el metabolismo, que junto a que generalmente las mujeres se vuelven menos activas físicamente con el paso de los años, hace que la masa corporal magra disminuya y aumente la acumulación de la grasa corporal


¿La menopausia afecta a la forma del cuerpo?
La menopausia afecta a la composición corporal y a la distribución de la grasa. 

Durante la perimenopausia se suele  producir un aumento de la grasa en la zona del abdomen. Muchas mujeres de mediana edad pasan de tener un cuerpo en forma de pera (con más peso por debajo de la cintura) a un cuerpo en forma de manzana (más peso por encima de la cintura).


Todo esto hace que conforme una mujer se va acercando a la menopausia, y su cuerpo comienza a cambiar, comiencen a aparecer algunos problemas de autoaceptación La mujer sienten como si su cuerpo tuviese vida propia, y que cada vez le es más difícil gestionar el aumento de peso.

Actualmente las mujeres tienen muchas opciones para hacer frente a los cambios naturales asociados con la menopausia. Lo más importante es buscar el equilibrio entre la mente y el cuerpo durante esta compleja transición de la vida. 

Aquí te dejamos algunos consejos que pueden ser útiles:
  • Actividad física. Se ha demostrado que la actividad física aumenta la confianza y mejora la autoaceptación.
  • Cuidar la alimentación. Es importante intentar aumentar la cantidad de alimentos saludables, y reducir al máximo el consumo de alimentos "basura". 
  • Mejorar las relaciones sociales. Encontrar actividades que te permitan aumentar las relaciones sociales o que te permitan reconectarte con viejos amigos. 
  • Actividades que permitan aumentar la autoestima. Dar paseos o  hacer excursiones por la naturaleza. Estar en contacto con la naturaleza es una de las mejores formas para recuperar los sentimientos de conexión con el mundo. Apuntarse a algún curso, labores de voluntariado, pasar más tiempo con los amigos o con la familia,...


Lecturas relacionadas con: Cómo cambia el cuerpo durante la menopausia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Volver